El feedback o retroalimentación se ha convertido en un concepto clave para cualquier empresa.

La cultura del feedback o retroalimentación continua ayuda a canalizar de forma correcta las expectativas de los líderes, colaboradores y de la empresa como tal. Asimismo, sirve también para detectar problemas a tiempo.

¿Qué es el feedback?

Es el acto de ofrecer información sobre los resultados de una actividad, expectativas de colaboradores y líderes de un espacio determinado. Estos insights pueden incluir consejos, comentarios y evaluaciones. Su principal objetivo es evaluar el desarrollo de un proceso personal o grupal.

We Like You Too :)
Photo by Adam Jang / Unsplash

¿Por qué entregar feedback?

Algunos beneficios que puede dar este ejercicio son:

  • Comunicación constante y fluida entre los líderes y equipos.
  • Evita que se acumulen inconformidades y ayuda a trabajar puntos de      insatisfacción.
  • Alinea la organización, al conversar sobre objetivos y metas.
  • Fortalece la motivación del equipo o colaborador al reconocer el buen desempeño de sus miembros.
  • Forma interacciones más compenetradas al mantener el foco en los objetivos claves que se definen como equipo.
Photo by Jason Goodman / Unsplash

¿De qué manera promovemos esta práctica?

Existen 4 estrategias que podemos aplicar para crear una cultura de retroalimentación positiva en nuestros equipos de trabajo:


Frecuencia

No existe un momento en específico para realizarlas. Sin embargo, tampoco es conveniente esperar llegar a fin de año para dar consejos constructivos y/o refuerzos positivos. Dependiendo de tu tipo de empresa, sería conveniente que fuera 1 vez la semana, 1 vez al mes o 1 vez cada 3 meses.

Estos momentos fomentan un ambiente más inclusivo y de apoyo, donde los equipos se sienten más valorados desde su individualidad y como parte de un núcleo. Esto los hace capaces de mantener y/o potenciar sus fortalezas y mejorar áreas de debilidad.


Cara a cara

La forma en la cual entregamos el feedback tiene una gran importancia. Una conversación cara a cara siempre será mucho más valorada por los colaboradores de cualquier institución. Hacerlo por mail o quizás una llamada telefónica se debe considerar únicamente como una última opción y solo si se justifica por cuestión de distancias o tiempo.


Reconoce el esfuerzo

Reconocer cuando tu equipo hace un buen trabajo o realiza cambios es parte importante de un buen feedback. Los cambios y mejoras en el desempeño deben ser notados y valorados. Por otro lado, para aquellos colaboradores bien evaluados, asegúrate de brindarles un refuerzo positivo en base a su trabajo bien realizado. Esto es fundamental para ayudarles a mantenerse motivados y en la misma sintonía que el resto del equipo.


Feedback 360º

Uno acostumbra a asociar el feedback como una evaluación que proviene solo de los “líderes”, pero para que este tenga un impacto positivo en la cultura de nuestra organización debe ser de ambas partes. De esta manera los colaboradores pueden acudir a la misma dinámica, con el objetivo de crear canales donde las personas se sientan libres de conversar.

Finalmente, la comunicación es parte del crecimiento, y si uno de los objetivos es crecer juntos, la cultura del feedback continuo es parte fundamental para que esto suceda.