En nuestro post pasado hablábamos sobre el idioma inglés y su importancia como generador de mejores empleos y sueldos, comentando sobre la posición de México con respecto a los otros países en cuanto al aprendizaje de este idioma se refiere.

Hasta ahora, el dominio del inglés era el requisito para el éxito profesional, especialmente si se aspiraba a trabajar en las multinacionales de habla inglesa que ampliaban operaciones en todo el orbe, pero ahora, con el desarrollo de los nuevos mercados emergentes, este idioma ya no es el único –o el favorito– que se emplea en los negocios internacionales:

Bienvenido/welcome/benvenuto a la era multicultural y a su la aldea global.

Los especialistas del mundo de los Recursos Humanos y el reclutamiento hacen notar cómo la mejora de las habilidades lingüísticas beneficia tanto el desarrollo personal como la capacidad de la organización en un entorno empresarial cada vez más global.

Si tus puntos TOEFL (Test of English as a Foreign Language) te avalan como hablante de la lengua inglesa, deberías incluir el aprendizaje de un tercer idioma en tu bucket list, porque cada día son más las empresas mexicanas que demandan profesionales con más de un idioma extranjero.

Incluye el portugués en tu lista de pendientes

Brasil destaca como una potencia económica emergente, pues ha superado ya al Reino Unido y se sitúa como la sexta economía más grande del mundo, razón suficiente para que la fluidez en portugués sea hoy por hoy una buena oportunidad para obtener una ventaja competitiva para muchos profesionales a la hora de mejorar sus expectativas laborales. A los hablantes del idioma español, de manera natural se les facilita el aprendizaje del portugués, pues ambas son lenguas romances, meu amigo.

También se hace notar que la capacidad de comunicarse con los clientes y colaboradores en un mercado como el ruso, en rápido crecimiento, resultará extremadamente ventajoso para los candidatos de todo el mundo. Pero ese está más difícil de aprender, incluyendo que dicho idioma utiliza el alfabeto cirílico, мой друг.

Todos dicen que el mandarín es el lenguaje de los negocios del futuro, con millones de hablantes y con una economía china en plena bonanza –pese a los reveses que hoy presenta– que ha colocado al país en los reflectores del mundo de los negocios. Pero si se observa con detalle, en China se aprende el mandarín unificado hasta que se incorporan los niños al sistema escolar, por lo que la lengua materna es realmente el dialecto que se habla en casa según la región de procedencia. Pero aun así, la recomendación del aprendizaje de este idioma sigue en pie, 亲爱的朋友

Photo by Duy Pham / Unsplash

Nueva habilidad: Inteligencia intercultural

Tradicionalmente, las economías y mercados más maduros asumían que los demás comparten su idioma o sistema de valores, por lo que al trasladar operaciones a otros mercados, funcionaban como una embajada del país de origen. Pero no siempre ocurre igual en los nuevos mercados en rápido crecimiento.

Los cambios dentro de la economía global van imponiendo un nuevo paradigma en los negocios internacionales, creando un nuevo concepto conocido como "inteligencia intercultural" y que se define como la capacidad de la empresa y los profesionales para adaptarse a las particularidades económicas, sociales y culturales de los mercados de adopción con el objetivo de lograr una comunicación efectiva en el ámbito empresarial.

Por lo tanto, profesionales y empresas adaptan sus prácticas comerciales a los nuevos mercados mediante el estudio de la cultura, costumbres e idioma de estos países, obteniendo una ventaja competitiva contra sus competidores y aumentando sus posibilidades de prosperar y asentarse en dicho mercado de adopción, pues cualquier buen negocio está basado en relaciones fuertes y éstas se construyen con una comunicación eficiente.

Esta nueva manera de hacer negocios en el ámbito internacional es particularmente apropiada para los mercados emergentes, como el brasileño o el chino, pues las organizaciones no pueden, ni deben, basarse en un enfoque monocultural y monolingüe.

Las empresas ya no conquistan mercados, ni imponen lenguas, apuestan por la empatía cultural.

Debido a la apuesta por la empatía cultural, las empresas globales en su práctica cotidiana requieren cada vez más de profesionales que dominen otras lenguas más allá del inglés, con la capacidad de hablar el idioma y comprender la cultura del mercado al que planean incursionar, lo que potencializa las posibilidades de éxito cuando se planea lograr una posición laboral dentro la organización que mantiene o desea empezar operaciones en otros países y mercados. Por lo mismo, son muy apreciados los profesionales que cuentan con habilidades de comunicación dentro de su formación de postgrado.

Debido a esta tendencia, de manera natural aumenta cada día el número de profesionales que estudian determinados idiomas que pueden aportarles una ventaja competitiva. Y quien no reúna este requisito se queda fuera de la competencia por oportunidades de empleo internacionales.

Gracias por leernos y nos vemos en el próximo blog.