Cuando hablamos de salario, es habitual que a todos se nos venga a la cabeza el concepto económico y pensemos únicamente en el dinero que una persona recibe por realizar su trabajo en un determinado lugar. Pero hay que saber que no es lo único.

Una parte muy  importante y que muchas empresas y jefes olvidan, es que el compromiso de los trabajadores viene de la mano con cómo ellos se sienten dentro de tu empresa, qué tan empático eres, qué tanto te preocupas por ellos.

El salario emocional se refiere a términos que NO son monetarios sino más bien, retribuciones dirigidas a mejorar su bienestar y calidad de vida.

Cuando un empleado se siente feliz en su empresa, es menos probable que se vaya a otra por un salario mayor, es la razón por la que el salario emocional juega un papel muy importante si queremos mantener nuestra plantilla intacta.

girl friends hands piled togethger
Photo by Hannah Busing / Unsplash

A continuación te dejamos unos ejemplos de salario emocional que podrías implementar en tu empresa y que estamos seguros tus trabajadores agradecerán infinitamente:

  • Horarios flexibles y Home Office: El no estar sometido a un reloj checador quita parte del estrés cotidiano y motiva que el colaborador valore la confianza que en él se está depositando. El home office ya ha demostrado sus cualidades, además del ahorro de insumos y ser amigable con el ambiente.
  • Días para atender asuntos personales: Además de las vacaciones marcadas por la ley, las organizaciones que aplican el salario emocional, conceden a sus colaboradores un par de días al año para atender cualquier asunto que les demande tiempo y ofrecen también medio día la fecha de sus cumpleaños.
  • Sentido humano: Si un colaborador atraviesa por una situación delicada, de salud u otra índole, ya sea de sí mismo o algún familiar, la organización omite apegarse a la ley y se sensibiliza si el colaborador necesita más de tres días para regresar a su puesto.
  • Líderes coaches: Más que jefes, los lugares para trabajar que ofrecen salario emocional tienen al frente de las áreas a personas que además de atender los objetivos se preocupan verdaderamente por el bienestar de su gente, por su estabilidad emocional, su desarrollo personal y profesional.
  • Lugar de trabajo agradable: Desde buena iluminación, espacio y equipo adecuado hasta estaciones de café. Todos estos detalles son muy valorados por los colaboradores.
  • Reconoce a tus colaboradores: Sobre todo a aquellos que tienen un desempeño sobresaliente.
  • Ofréceles oportunidades de crecimiento: Fomenta su desarrollo profesional, brindándoles cursos o asistencia a eventos relevantes para el área en la que se desenvuelvan.
Photo by Austin Distel / Unsplash

Un salario emocional se verá reflejado en la motivación y bienestar de tu gente. Tenemos que recordar siempre que nuestros empleados son seres humanos y que el cómo se sientan en tu empresa se verá reflejado directamente en tu organización.

Atrévete a implementar una estrategia centrada en tu gente y su felicidad y comprueba los beneficios del salario emocional.