¿Has vivido algún momento en que te sientes incómodo en tu oficina? No eres el único, este sentimiento de incomodidad es un gran problema, ya que un buen ambiente laboral es la clave para ser productivo y estar sano mental y físicamente.

Pero, realmente ¿a qué se refiere un ambiente laboral tóxico? Es aquel donde las interacciones humanas se dan repetitivamente de manera disfuncional, volviéndose intrínsecamente el patrón habitual de cultura interna para relacionarse entre los miembros de la empresa.

Estas disfuncionalidades provienen de los altos cargos, de allí se imparte el estilo de liderazgo que el resto de la compañía adoptará de manera inmediata.

Los siguientes puntos son signos de que te encuentras en una oficina con un ambiente hostil.

1. Maltrato verbal por parte de los superiores

No existe un respeto en la forma de como los superiores se dirigen al resto del personal, estos utilizan indiscriminadamente el cinismo y sarcasmo como forma de dirigirse a sus empleados.

Esto además se ve reflejado en comentarios despectivos, crítica no constructiva y las comparaciones entre los pares, lo que en lugar de incentivar al equipo lo desaniman.

2. Mala comunicación

No se maneja una comunicación armoniosa y efectiva con el personal, sino por lo general, envían "mensajeros" o existen formas poco formales de notificar información relevante.

Otro ejemplo de una mala comunicación es creer que la otra persona sabe o debería saber cierta información sin estar escrita o comunicada de manera verbal.

3. No se protege al empleado

La compañía para la cual trabajas vela más por sus intereses (clientes, ahorro de costos, disminución de salarios, etc.) que por los intereses de sus empleados.

Normalmente en este tipo de empresas no hay rotación o posibilidad de ascenso, tampoco hay capacitaciones relevantes al cargo ni planes de carrera.

4. Liderazgo dictatorial

Este tipo de liderazgo es el jefe quien decide todo lo que hará la empresa, los rumbos que tomará y cómo se hará sin importar las opiniones del resto del equipo, lo que lleva a empleados a tener temor en caso de comentar una situación en la que estén en contra o renuencia a proponer nuevas ideas o sugerencias.

Este tipo de líderes son personas desconfiadas, quienes consideras que solo ellos pueden hacer el trabajo de manera correcta y que nadie sabe tanto como ellos.

Este tipo de comportamiento en los altos cargos de la empresa se debe a sus inseguridades internas, especialmente cuando hay empleados que destacan y a quienes puede considerar una amenaza.

5. Manejo inadecuado de los conflictos

El ejemplo clásico es el momento donde se busca culpables en lugar de soluciones, esto ocurre cotidianamente como parte de la cultura interna de la empresa, desde superiores hasta subalternos, parece ser que nadie desea tomar la responsabilidad de sus errores puesto que siempre es más fácil justificarse culpando a terceros.

¿Te identificas con alguno?

Entonces podría ser que estás en un ambiente laboral tóxico, lo recomendable frente a estas situaciones es lo siguiente:

  • Hablar con alguien que se encuentra a cargo del personal, esto ayudará no solo a aliviar la carga sino que sentarás un precedente.
  • Haz una lista de objetivos con tus habilidades y todo aquello que como un trabajador esperas y mereces, esto aclarará tus ideas y serás más propositivo al plantear el problema y sugerir soluciones.
  • Considera si es conveniente buscar un nuevo empleo, pues la cultura organizacional es difícil y lenta de cambiar. Quizá no tengas la paciencia o el tiempo para esperar.
  • Planea con cuidado tu siguiente paso a seguir, especialmente si tienes responsabilidades financieras que cumplir.

Estos son solo algunos puntos, ten en cuenta que en cualquier compañía que ingreses puedes encontrar momentos que te desgastarán, al final no se trata de encontrar el lugar perfecto sino de uno adecuado.

Sigue con tu búsqueda y no dejes que nadie te desanime.