La motivación laboral es un factor que debe formar parte del día a día entre los colaboradores.

Cuando los colaboradores de una empresa se sienten satisfechos con su trabajo y lo que realizan día con día, no solo cumplirán con los objetivos propuestos, sino que además, propondrán nuevas ideas y mejoras que ayudarán al mejor funcionamiento y procesos de la empresa.

De aquí nace la necesidad de que la compañía realice programas periódicos con incentivos y motivación como base primordial para su estrategia de Recursos Humanos.

En este post te contamos todo acerca de la motivación laboral y cómo debes de implementarla en tu empresa.

office
Photo by bruce mars / Unsplash

¿Qué es la motivación laboral?

La motivación laboral hace referencia a la capacidad que tiene una empresa de mantener implicados a sus empleados para ofrecer el máximo rendimiento y conseguir así, los objetivos empresariales marcados por la organización.

Esta motivación en el trabajo es clave para aumentar la productividad empresarial y el trabajo del equipo en las diferentes actividades que realizan, además de que cada integrante se sienta realizado en su puesto de trabajo y se identifique con los valores de la empresa. Es la mejor forma para que los trabajadores se consideren parte importante de la empresa y den el máximo por ella.

¿Qué factores motivan a los profesionales?

A pesar de lo que muchos puedan pensar, el salario y los incentivos económicos no siempre son lo más valorado por los trabajadores. En la actualidad, los trabajadores tienen en cuenta aspectos como la seguridad laboral o la flexibilidad antes que el sueldo a percibir.

Los colaboladores son el activo más preciado de una empresa, ellos son los que con su dedicación, esfuerzo y talento alcanzan el éxito de la empresa.

Photo by Helena Lopes / Unsplash

Implementación de la motivación laboral

Las empresas tienen diferentes técnicas para implementar e impulsar la motivación laboral en sus colaboradores. A continuación, te presentamos algunas para que las pongas en marcha:

1. Proporciona incentivos. Los incentivos impulsan la motivación y no tienen por qué ser costosos. Puedes ofrecer algunos beneficios a modo de incentivos para mostrar agradecimiento, como un día extra de descanso, tarjetas regalo, bonos, comidas o entradas de cine.

2. Promoción laboral: la empresa debe facilitar la promoción laboral del trabajador. El trabajador se sentirá motivado por la posibilidad de ir ascendiendo de puesto de trabajo y, además, de sueldo.

3.Definir objetivos y funciones: es importante que cada colaborador sepa qué tiene que hacer, el tiempo que tiene y los objetivos personales, del equipo y de la empresa en general. De esta forma, se trabaja la motivación laboral para crecer y el trabajo en equipo.

4. Organizar correctamente la plantilla: no hay nada más desmotivador para un trabajador que estar en un puesto en el que no demuestra sus habilidades. Por lo que la asignación correcta de los colaboradores en puestos de trabajos según sus competencias es clave para contar con equipos motivados.

5. Ofréceles oportunidades: Tus colaboradores están más motivados cuando saben que están trabajando para lograr algo. Motiva a tus empleados ofreciéndoles capacitación que les brinde las habilidades que necesitan para ascender en su carrera.

Preparar a todos los colaboradores para avanzar hacia mejores oportunidades también es valioso para ti, ya que le permite a la empresa ganar una reputación de excelente lugar para trabajar.